¿Qué-yos cuento a los mis fíos?

26 08 2012

Waynakh.com

A finales de 1999 y primeros de 2000, cuando empezó la segunda invasión del exércitu rusu, yo taba en Grozni.

A lo primero mandé a la mi esposa, Aizan Abdullayevna, a Zakan-Yurt, nel distritu d’Achkhoi-Martanovsky. Dende allí ella viaxó a la 3ª sección de la granxa estatal nb.15 de la llocalidá de Nagornoe, nel distritu rural de Groznenski. Llegó a la llocalidá de Nagornoe a finales de Payares o primeros d’Avientu de 1999. El 11 de Xineru de 2000 viaxó a Grozni, pesie a que n’aquelles feches había una terrible batalla por consiguir el control de la ciudá. Pesie al fechu de que taba embarazada de nueve meses, la mi muyer foi a Grozni, sigún relaten los sos familiares, a ver cómo taba’l nuesu apartamentu y a recoyer delles coses de los neños. Nesos díes paez ser que les fuercies ruses abrieron un corredor humanitariu pa que la población civil pudiere abandonar la ciudá, que sufría un bloqueu. El 11 de Xineru la mi esposa viaxó a Grozni y desapaeció ensin dexar rastru.

Tuve conocimientu d’ello cuando taba en Zakan Yurt y darréu, lo más pronto que pude, dirixíme’til casa. Llegué y empecé a buscar a la mi muyer. Cola ayuda de dellos testigos, pude saber onde podía tar la mi esposa. Atopéla’l 7 de Mayu. Meyor dicho, topé’l sitiu onde tuviera’l so cuerpu cuando un vecín del barriu de Staropromislovsky volvía pa la so casa de la cai Pugachev. Vino a falar conmigo’cause sabía que yo taba buscando a la mi muyer nesi barriu. Sigún me dixo, llegó-y un golor a cuerpu descompuestu y cuando miró nel sótanu de la so casa (que yéra una casa con xardín y sótanu), descubrió’l cuerpu d’una muyer. Darréu fuí pa la casa y atopé’l sótanu.

Alcontré a la mi muyer, o meyor dicho’l so cuerpu desfiguráu, n’aquel sótanu. Yéra imposible baxar allí por culpa del terrible golor a descomposición que había. Tuve que poneme una máscara de gas pa poder investigar lo que había allí.

El cuerpu de la mi esposa tenía 3 feríes: dos feríes nel pechu y otra na nuca. Yéren feríes d’arma de fueu. La parte izquierda del so vientre taba abierta con un cuchillu, con una fería d’unos 25 centímetros de llargu.

Un ratu dempués llame a los representantes del departamentu d’investigación rusu y-yos pedí que ficieren un examen médicu forense y una autopsia completa del cuerpu de la mi esposa, yá que había signos claros de tortura y muerte violenta. Pude comprobalo yo mesmu: examiné’l so cuerpu a fondu y ví eses evidencies colos mis propios güeyos. Pero los representantes de les estructures llegales ruses me dixeron que “lo más importante’tis que debería tar usté feliz d’alcontrar el cuerpu de la so esposa. Gárrela y seya feliz, que tamos entregándo-y el so cuerpu…”. Esto foi durante’l periodu nel que les fuercies ruses nun garraben los cadáveres pa enterralos, sinon que los vendíen a los sos familiares.

Garré’l cuerpu de la mi muyer y enterrelu cola ayuda de los mis familiares. Dempués, empecé colos procedimientos llegales. Llevo dende aquella’til l’actualidá con esos procedimientos llegales, ensin dengún resultáu nin esperanza de que se faiga xusticia.

Al principiu recibí amenaces. Recibí mensaxes del tipu “venga, acaba yá con esti asuntu”. En 2001 recibí una paliza cuando taba na mi propia casa. Creo que lo ficieron por una razón mui concreta. Dempués d’aquello obligáronme a abandonar el sitiu onde siempre viviera, la mio casa na cai Zavety Ilyicha. Treslladéme a una casa na zona de los almacenes Neftyanik, na autopista de Staropromislovski. Tuve que cambiar la mio residencia delles vegaes, pero yo siguí coles mis denuncies xudiciales. Pero’til’l momentu denguna resultó exitosa. Nun conseguí nada na busqueda d’aquellos que mataron a la mi esposa. Tamién me dirixí al Tribunal Europeu de Derechos Humanos, n’Estrasburgu. Mandé tola documentación y peticiones necesaries, y sigo buscando xusticia. Una organización de Derechos Humanos garró’l mi casu e informáronme de que la decisión final diba tomase n’Agostu d’esti añu. Rusia tién que contesta-y al Tribunal d’Estrasburgu, pero nun sé lo que va responder el gobiernu rusu.

Dempués de la muerte, o meyor dicho, del brutal asesinatu de la mi esposa, llevé a cabu la mi propia investigación. Falé con testigos y entrevistéme con munchísima xente de la rexón. Escribí’bout ello nel mi escritu a la Fiscalía. Ésta tamién llamó a esa xente e interrogóla. Había testigos que podíen apurrir’nuffs pruebes.

Sigún pude saber, a la mi esposa prindáronla soldaos rusos. Ella y otres dos muyeres fueron llevaes a un vehículu blindáu. Pude averiguar la matrícula d’esi vehículu: 206-214. Esti datu tá recoyíu nel dossier del casu. Polo que tengo entendío, la mi esposa y les otres dos muyeres fueron treslladaes a unos cuarteles provisionales, que taben allugaos na parte alta de la llocalidá de Tashkala.

Dempués, cuando fice la búsqueda del cuerpu de la mi muyer, atopamos el so cuerpu. N’aquel sótanu. Toi convencíu dafechu de que enantes de morrer, ellos abusaron d’ella xabazmente. Enantes de buscar a la mi esposa, entrugué pa saber qué llevaba puesto cuando desapaeció. Pero cuando la topé, ella nun llevaba ropa interior. Llevaba puesto namás una túnica, y taba desnuda de cintura p’abaxo. Y hai un fechu más que demuestra que abusaron de les muyeres. Nesi sótanu había colchones, les sos coses taben alí, la so ropa interior (que l’investigador tamién incuyó nel dossier del casu) taba esparcía per toles partes. ¿Entiendes lo que quiero dicir? Too ello demuestra que los “lliberadores” tuvieron involucraos n’estos actos bárbaros. Primero cometieron estes ofenses contra muyeres indefenses, y dempués-yos pegaron un tiru.

Cuando saquél cuerpu de la mi muyer d’aquel sótanu díme cuenta que allí, debaxo d’unes tables, taba’l cuerpu d’otra muyer. Saquemos el so cuerpu y enterrémoslu nel cementeriu de la llocalidá de Prigorodni, nel distritu rural de Grozni. El casu d’esta segunda muyer tá revisáu tamién nos tribunales, lo mesmo que’l d’Amirova.

Y asina’tis que, güei, sigo la pelea nos tribunales contra l’Estáu rusu pol xabaz tratamientu contra la mi muyer, que yéra madre de cuatro neños. Pero creo que too esto’tis inútil. En Rusia por supuesto que hai tribunales xustos y honestos, esto’tis lo que dicen los programes de televisión. Pero la realidá’tis tolo contrario. Namás hai violencia. Nesti casu toi convencíu y non sólo polo que me pasó a mí, sinon tamién polo que-yos pasó a los mis seres queríos y amigos, de que, de fechu, nos tribunales nun hai naide pleiteando contra los crímenes de les fuercies ruses contra la población indefensa en Chechenia. Ye xusto lo contrario: faen lo posible y lo imposible pa tapar a “la so xente”, pa tapar estos actos horribles, los asesinatos y la violencia.

Lleí nel dossier xudicial los datos’bout l’asesinatu de la mi esposa. Tol procesu “d’investigación” tán llevándolu a cabu investigadores namás que de les instancies oficiales. ¡Incluso cuando-yos pedí que vinieren a investigar, pa analizar l’escenariu del crimen, el probe fiscal pidióme que-y proporcionare protección! Que-y proporcionare seguridá… ¿puedes imaxinalo? ¿qué más puede dicise?.

Pola mi amarga esperiencia, toi convencíu de que’tis inútil llevar delantre los tribunales a los órganos estatales de Rusia, dientru d’esti sistema. Yo sedría extraordinariamente feliz si dalgún tipu de poder apaeciere y ficiere parar esta xabazada y castigar a los culpables. Que nun pasaren nunca más coses asina nel futuru. Yo, personalmente, yá agoté tolos mis recursos. Hai un dichu en Rusia que diz: “un cuervu nun-y saca los güeyos a otru cuervu”. ¿Puede un criminal castigar a otru criminal? Por supuesto que nunca puede facer una cosa asina.

Ye posible participar en procedimientos xudiciales contra Rusia y consiguir xusticia, creo, namás si una tercera parte independiente y honesta participa tamién. Quizás ésta seya’l Tribunal Européu de Derechos Humanos d’Estrasburgu, o el Tribunal Internacional de la ONU. Namás ellos pueden castigar a aquellos que son responsables d’estos crímenes.

Toi sorprendíu polo que tá pasando nestos momentos en Rusia. Por exemplu, tan pronto como pasa cualesquier cosa nel Bálticu, diríxense directamente a Estrasburgu. Pero “nun se dan cuenta” de lo que tá pasando en Chechenia, d’esti horror. Y esto sigue pasndo, anque seya d’una manera más suave.

¿Qué-yos cuento a los mis fíos? ¿Quién mató a la so madre y por qué? ¿Por qué naide nun foi castigáu por esi atroz asesinatu? Los mis fíos son cuatro, dos neños y dos neñes. El mayor tién casi 17 años, y la más pequeña tién 10. ¿Por qué aquellos que se llevaron la vida de la so madre tán disfrutando tovía de la llibertá?.

Abubakar Amirov

Vecín del distritu Staropromislovsky de Grozni.

Advertisements

Actions

Information

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: