Rusia se despierta

13 12 2011

Natalia Boronat, pa http://www.txetxenia.org

Rusia acaba vivir una selmana inédita de protestes de xente que se manifestó en contra del fraude ellectoral de los comicios llexislativos del 4 d’avientu, y que en Moscú desembocaron el sábadu na manifestación más grande dende los tiempos de la perestroika.

Estes protestes faen plantear l’interrogante de si va tratase d’un fechu aislláu de rabia post-ellectoral o de si nel país empieza a cambiar dalguna cosa porque una parte de la ciudadanía agotó la so paciencia col réximen instauráu por Vladímir Putin.

Los comicios ganólos el partíu oficialista Rusia Unida que sufrió una fuerte caída y pierde 77 diputaos respecto a la fracción oficialista de la Cámara baxa del parllament (Duma) saliente. Agora tendrà 238 nuna cámara formada por 450 diputaos. Amás, entren na Duma les 3 formaciones que teníen presencia parllamentària na anterior llexislatura: el Partíu Comunista, con 92 escaños, Rusia Xusta, 64, y el Partíu Liberal Demócrata, 56.

Les ellecciones tuvieron precedíes de munchos escándalos que fueron caleciendo l’ambiente, como l’acosu xudicial e informativu contra la organización independiente de defensa de los derechos de los ellectores, Golos, que en rusu sinifica votu y voz, dempués d’espublizar n’Internet un mapa coles infracciones que taben cometiéndose en tol país. La xornada ellectoral protagonizáronla les denuncies d’irregularidaes que constataron observadores, independientes y de partíos, y tamién los ciberataques contra medios críticos cola política del Kremlin.

La xente que foi a votar nun necesitó esperar a los informes negativos de les misiones de los observadores, europeos y rusos, pa dase cuenta de la farsa que representaben les ellecciones porque durante la votación munchos ellectores yá fueron testigos de graves infracciones, como’l karusel, cuando un mesmu grupu de persones organizaes voten en diferentes colexos o d’incidentes cuando una mesma persona echa más d’una papeleta nes urnes. Nestos comicios xugó un papel clave la rapidez d’Internet y durante la xornada ellectoral yá circulaben centenares de videos con denuncies d’infracciones.

Amás, durante les protestes d’estos díes hai muncha xente que tá segura que-y robaron el votu, como Serguei, un votante d’un distritu del sur de Moscú, que’l sábadu desplicaba que “sólo na mi familia 4 persones votaron a Yabloko pero nos resultaos del nuesu colexu ellectoral namás teníen dos votos”. Precisamente’l Partíu demócrata rusu Yabloko denuncia que tienen pruebes de que-yos robaron más de dos millones de votos col oxetivu d’evitar que consiguieren un diputáu y tamién pa dificultar la promoción del candidatu a les presidenciales, que seguramente sedrá Grigori Yavlinski, porque aforraríen la siempre polémica recoyía de firmes d’apoyu al candidatu.

Dende los últimos comicios federales en Rusia, fae agora 4 años, el munde d’Interent, coles redes sociales, los blogs y el Twitter evolucionaron munchísimo y dalgunes de les voces más crítiques contra’l sistema garraron fuerza precisamente na rede. Por exemplu, fízose mui popular nos últimos meses en Rusia un personaze, Aleksei Navalni, blogueru y abogáu que fae una feroz denuncia de la corrupción que impera alredor del partíu Rusia Unida y de toda l’élite dirixente actual. Navalni tovía se fizo más popular durante los 15 díes d’arrestu por desobediencia a la policía cuando foi deteníu’l 5 d’avientu. La información difúndese rapidísimo y les reivindicaciones del mundo “virtual”, de l’espaciu de llibertá d’espresión que tovía ye la rede, treslladóse al mundu “real” de la protesta na cai y eso lo constata’l fechu de que nes protestes d’estos díes participare munchísima xente que por primer vegada diba a un mitin.

El tiempu pasa y nes grandes ciudaes ruses, sobretoo en Moscú y en San Petersburgu, hai una nueva xeneración activa que nun vivió les penuries sovietiques y que nun recuerda casi nada de primeros de los años 90. Son mozos que se formaron, que dende siempre tuvieron una ventana abierta al esterior, munchos viaxaron y yá nun-yos sirve la escusa que munchos rusos más grandes ponen de que “nun hai llibertá política pero en cambiu sí que tenemos llibertá económica”. D’otru lláu, la supuesta llibertá económica tamién tà amenazada como demuestren los centenares de presuntos delitos económicos que se-yos imputen a empresarios de tol país que en munchos casos tán organizaos por una corrupta rede de funcionarios y miembros de les estructures de seguridá que s’apoderen d’estos negocios. El casu de Mikhail Khodorkovski y de l’apropiación que l’Está fizo de la petrolera Yukos namás ye’l más sonáu de toos pero hai munchos otros.

Esta nueva xeneración, que en munchos casos ye apolítica, sumóse’l sábadu a un sector de la societá civil que siempre tuvo activa, como los defensores de los derechos humanos y dalgunos periodistes, y tamién a los simpatizantes de la oposición estraparllamentaria que representa opciones polítiques mui diverses pero que nun alcuentra’l so llugar nel sistema actual pola imposibilidá de rexistrar nel Ministeriu de Xustícia ciertes fuerces opositores. Ne mitin tamién había muncha xente que nun volviera a una manifestación dende les del final de la Unión Soviètica.

Ente los asistentes había los que nun cuestionaben el sistema actual nin l’amenaza a que se sometieron les llibertaes ciudadanes de magar la vertical de poder que Putin foi construyendo durante toos estos años; namás desixíen comicios tresparentes y que’l so votu se tuviere en cuenta. Munchos otros, por embargu, nun participaren nos comicios y clamaben que salieren a la cai “en defensa de la propia dignidá”. Khikhus, por exemplu, un personaxe perconocíu nel mundu de los cómics sociales que empezó a debuxar dempués de que recibiera una paliza a manes de mozos ultranacionalistes, salió pa “defender la dignidá propia porque yá basta de que nos traten como un rebañu”.

El fraude ellectoral namás foi la chispa que prendió la llama de la protesta y acabó cola paciencia de munchos ciudadanos, pero na realidá los espertos constaten que’l pueblu empezó a enfadase más de la cuenta’l día 24 de setiembre cuando’l presidente Dmitri Medvédev anunció que Putin diba ser el prósimu presidente. Anque naide nun hubiere llegao a creer les consignes democratizadores que tanto-y presten pronunciar a Medvédev, porque muncha xente creía que tenía poco marxen de maniobra, sí había una cierta esperanza de que un segundu mandatu podría conducir a ciertes reformes. Por embargu el fantasma del retornu de Putin y la forma na que Medvédev lo anunció afirmando “punxímonos d’alcuerdu” fizo españar la indignación de munchos.

Agora falten menos de tres meses pa les ellecciones presidenciales nes que Putin aspira a tornar al Kremlin, pero una parte de la población tá mui cansada. Mijail Vinogradov, xefe de la fundación Política de San Petersburgu, cree que hubo “una repentina politización de la xente, pero ésta nun se xestó durante la nueche del recuentu de votos sinon en setiembre, cuando’l congresu de Rusia Unida anunció’l regresu al Kremlin de Vladimir Putin “. Esti analista tá convencíu de que una parte de los manifestantes del sábadu en Moscú protestaben precisamente contra esti retornu.

D’otra parte, si la sociedá rusa tildóse davezu de ser apática políticamente, munchos analistes constaten que efectivamente los últimos meses hubo un ciertu despertar d’una capa de la población que quier que la so voz se tenga en cuenta .

La resolución de la manifestación del sábadu desixe a les autoridaes la lliberación de los presos políticos (los que tovía tán deteníos dempués de que nuna selmana s’arrestare a más de mil persones durante protestes non autorizaes), la dimisión del xefe de la Comisión Ellectoral , Vladimir Chúrov (llámenlu el “magu” polos resultaos que algama), l’anulación de los resultaos de les ellecciones y la convocatoria de nuevos comicios, y la posibilidá de rexistrar cualesquier partíu políticu. Los organizadores, opositores y representantes de la sociedá civil, dieron un plazu de 15 díes al poder pa cumplir con estes desixencies. De nun ser asina, continuarán les protestes. De momentu, la única reacción oficial foi la de Medvédev, que’l domingu dixo nun tar d’alcuerdu coles desixencies.

Facía casi 20 años que en Moscú nun se veía una manifestación como la del sábadu, que nun fuere organizada pol partíu oficialista o por dalgún sindicatu, y fáese difícil imaxinar que esti espíritu xeneral que había de “defender la propia dignidá” y l’alegría colectiva de xuntase se desvanezca pero de momentu ye pronto pa prever cómo y hacia ónde va canalizase. El país ye mui grande: xunir los disconformes ye tou un retu y l’abismu ente la población que s’informa al traviés d’Internet y los que miren namás los canales de televisión federales ca vegada ye mayor.

Amás, la gran variedá d’ideoloxíes polítiques que había constata que hai munchos sectores de la sociedá cansaos de Putin y de tolo que representa y que desixe cambios, pero a la vez la inesistencia d’un llíder común que pueda aglutinar esti sentimientu de protesta y que seya l’interllocutor del poder, faen que a estes altures seya difícil predecir qué va pasar.

Lo que sí tá claro ye que Putin ha poner en marcha una súper campaña de mítines multitudinarios que movilicen a la población al so favor pa que les imáxenes del sábadu puedan contrastase coles del apoyu incondicional que l’home fuerte tiéne en tol país .

Munchos de los que se manifiesten en favor del Kremlin, por embargu, perdieron la credibilidá porque davezu nun son quien a defender dengún argumentu y en munchos casos súpose que simplemente oblíguenlos a participar; too esto, por embargu, nun lo conocíen tolos millones de ciudadanos.

Advertisements

Aiciones

Information

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: