La escritora Alisa Ganíeva nos descubre la so tierra natal, Daguestán

3 12 2011

Col relatu “Salam, Dalgat”, Gula Jiráchev, cuyu braeru nome ye Alisa Ganíeva, ganó’l premiu “DEBUT 2009”. Ambientada nel so Daguestán natal, la obra de Ganíeva narra, nuna prosa cenciella y directa, el día a día de los sos coetáneos. Pero esta cotidianidá tá impregnada de conflictos étnicos, violencia, fanatismu islámicu, corrupción y cultu al dineru. La so visión “dende dientro” de Daguestán permítenos, d’una manera entretenida y convincente, averanos a esti (davezu) desconocíu llugar.

Alisa, ¿cómo entamó la to pasión pola escritura?

Dende siempre deseé ser escritora. Dempués d’acabar l’institutu en Majachkalá quinxe ingresar nel “Literaturnii Institut” de Moscú, porque la mio visión d’aquella, totalmente idealizada, yéra que tolos estudiantes que entraben nesa facultá acababen siendo escritores. Pesie a les reticencies que los mis padres amosaron a lo primero, finalmente accedieron a ello. Agora trabayo de crítica lliteraria pa una revista rusa.

¿Cuántu tiempu lleves viviendo en Moscú?

Yá llevo en Moscú nueve años, dende la seronda de 2002. De fechu, nací en Moscú, anque fuere por pura casualidá. Por dalgunos asuntos, los mis padres tuvieron que viaxar a la capital cuando, de forma inesperada dafechu, yo llegué al mundu. Mientres dalgún tiempu, tuviéronme na incubadora pa neños mui prematuros y dempués, volví enseguida a la mio tierra.

El fechu de nun vivir en Daguestán, ¿permítete ver con más claridá los procesos que se desarrollen allí?

Claro que sí. Cuando vives de continuo nun sitiu, el güeyu entama a resbalar, nun se fixa nos detalles, piérdese l’agudeza auditiva y visual. Pero tampoco nun puedo allonxame del too, vuelvo ahí periódicamente. En dalgún momentu, quinxe regresar pa quedame, pero’l regresu ye imposible. En Majachkalá yá nun esiste dengún caldu de cultivu intelectual; les persones cultes e interesantes que tovía siguen ahí viven na so cómoda burbuxa y nun quieren ver nada desagradable nin negativo.

Los tos relatos tán toos asitiaos na to tierra natal, Daguestán. ¿Por qué?

Porque cenciellamente ye l’únicu tema sobre’l que puedo escribir relatos. Los mis detractores creen que ye una forma d’autopromocioname, l’intentu de convertime en lliteratu en boga a cuenta de les desgracies de los mis paisanos, mediante una cenciella descripción-enumeración de les particularidaes de la vida cotidiana y relixosa nuna “rexón en conflictu”.

En realidá, los mis testos contienen pocos “conflictos”. Nun falo de la guerra como tal, nun tengo dengún derechu a facelo. Falo de tiempos de paz, de la vida cotidiana nuna ciudá del Cáucasu Norte. Pero esta “cotidianidá” tresmite demasiada tensión y presaxa sangre. Esta realidá necesita ser procesada artísticamente.

Tuve esperando munchu tiempu pa que en Daguestán apaeciere un escritor que pudiere describir too dende dientro, ensin caer nos esaltados tópicos románticos nin acumular demasiaos horrores. Esi escritor tardaba n’apaecer y, entós, inventé a un mozu llamáu Gulá Jiráchev, escribí una novela nel so nome, unviéla al concursu del premiu “Debut”, gané’l premiu y asina foi como entamó too.

¿Y cuála foi la reacción en Daguestán énte los tos relatos?

Enfurecióse tol mundu. Los llectores reprochábenme que nun fale sobre “otru” Daguestán, el Daguestán hermosu, el mitolóxicu. Dicíen que toi “denigrando”, “sacando los trapos sucios” y “alendando la caucasofobia”. Los lezguinos creyeron que me meto colos lezguinos, los cumucos taben convencíos de que toi intrigando contra los cumucos, y los ávaros consideraron que toi renegando del mi propiu pueblu. Pero tamién hebio reacciones bastante curioses. Recibí tanto crítica inesperadamente virulenta como aprebación imprevista.
Los salafistes pensaron que simpatizo colos sufíes, los sufíes creyeron que simpatizo colos salafistes. Los marxinales desamparaos con individualidaes difuses alegráronse de que taba “defendiéndolos”. Creo que esto débese al efectu polifónicu que crea’l testu tituláu “Salam, Dalgat”, a la profusión de diálogos onde s’entecrucen idees directamente opuestes. Aparentemente, ye imposible rescatar la mi propia opinión d’esti testu. Aparte de que realmente simpatizo con tolos citaos enantes.

Ávaros, lezguinos, cumucos… Toes son etnies de Daguestán. ¿Podríes contanos brevemente sobre elles?

En Daguestán hai 14 etnies “oficiales” pero, en realidá, sigún diferentes recuentos, esisten ente treinta y seis y ciento cuatro grupos étnicos. ¡Y toos ellos nun territoriu d’apenes 50 mil km2! Na época soviética, dalgunes minoríes étniques se censaben como representantes de pueblos vecinos mayores. Esto se facía pa facilitar la representación n’estremaos órganos burocráticos. Se rumorea que decenes de grupos étnicos fueron “convertíos” n’ávaros con tal de que un ávaru pudiere ocupar el puestu de dirixente másimu de la república, como representante de la etnia más numberosa.

En cualesquier caso, munchos pueblos, como los ghodoberi, los ajvajos y los tsajur tán en víes de desapaición y pierden poco a poco la so identidá étnica. Nun s’editen llibros na so llingua, nun hai programes de televisión. Los neños estudien nes llingües oficiales y, por supuestu, en rusu.

Nos tos relatos describes el día ente día de xente corriente en Daguestán. ¿Qué destacaríes de les sos vides?

Quizás, lo que más llame l’atención ye la multitú “llumpenizada” que se formó ehí nos últimos veinte años, como consecuencia d’estremaos acontecimientos dramáticos: la Perestroika cola so brusca restructuración y destrucción d’instituciones estatales, fábriques y empreses; l’emprobecimientu dafechul d’unos y el vertixinosu enriquecimientu d’otros; dempués el dictáu de los clanes y lluches ente ellos; la guerra na vecina Chechenia y el mieu continuu a que en cualesquier momentu s’espardiere a Daguestán; l’apaición d’enclaves islamistes potenciada pol poder central; la ca vegada más intensa llucha ente movimientos relixosos, policíes y guerrilleros, mercenarios criminales, fanáticos y funcionarios corruptos, etc.

Les persones orixinaries del Cáucasu Norte tienen un estatus especial nel so propiu país, nun son ciudadanos de plenu derechu en Rusia, lo que se traduz nuna “atención especial” bastante humillante nos aeropuertos, problemes a la hora de buscar empleu, circunspección y actitú cautelosa, etc. A mí paróme la policía delles vegaes en Moscú y, ensin denguna esplicación, lleváronme a comisaría. Un par de vegaes intentaron tomame les güelles y faceme semeyes de frente y de perfil, como a una delincuente. Al paecer, recibieran la orden de “marcar” d’esta forma a tolos que vienen a la capital dende’l Cáucasu.

El terrorismu nun apaeció nel Cáucasu de secuti; foi una consecuencia directa y lóxica d’una política equivocada.

Esto me recuerda la cuestión de los prexuicios esistentes ente daguestanís y rusos, tema recurrente na to prosa. ¿Cuálos son los estereotipos imperantes y cómo podría lluchase contra ellos?

Los prexuicios esisten, anque nun son xeneralizaos. Los rusos ven a los caucasianos como unos brutos, xabaces y agresivos, prestos a sacar el cuchiellu, duros de mollera, que s’infiltren per toles partes gracies a contactos colos sos compatriotes. Pa los caucasianos, los rusos son unos cobardes afeminaos, débiles, alcohólicos y prostitutes que nun reconocen nin a los sos familiares. Ye posible lluchar contra estos estereotipos al traviés de los medios de comunicación, pero los canales de televisión federales namás contribuyen a aumentar la división: nes películes, los caucásicos son retrataos como personaxes negativos, como criminales; y los informativos dan prioridá a les noticies de sucesos rellacionaes casi siempre colos caucasianos, poniendo especial énfasis nel so orixen nacional, etc.

¿Y la mocedá en Daguestán, cómo ye la so vida?

Pues, nestos últimos años, xurdió una xeneración de mozos que nun dominen bien dengún idioma (seya’l rusu o la so llingua materna), que llanguidecen na ociosidá, que tán parcialmente criminalizaos y son incultos, agresivos, mui desarrollaos físicamente (toos, ensin escepción, faen deporte), que nun saben nada sobre la hestoria, la lliteratura, les tradiciones nin la cultura de Daguestán, pero quienes, al mesmu tiempu, enorgullécense de ser “daguis” y lleven camisetes con inscripciones seudopatriótiques. Les moces d’esti tipu normalmente interésense namás pola ropa cara, la moda, el matrimoniu y los chismes.

Por supuestu, son namás una parte de la sociedá daguestaní, pero ye una parte mui representativa. Los mozos científicos, informáticos, matemáticos, artesanos, poetes y hestoriadores nun faen ruíu nin se faen notar; simplemente, cumplen discretamente’l so necesariu trabayu. Los marxinales, por embargu, muévense muncho y glayen “somos daguestanís” anque perdieren dafechu la so “daguestanidá”.

Lo que me interesa ye precisamente la perda d’identidá, el desmembramientu d’un pueblu baxo la presión de la globalización (un sucedáneu de la cultura occidental: música pop mala, reality-shows pervertíos etc.) y del totalitarismu musulmán. Como resultáu, en Majachkalá proliferen los clubs nocturnos, canten raperos espeluznantemente malos y, al mesmu tiempu, pululen per toles partes unos señores de frente estrecha con tubeteikas na tiesta, encasquetando a tolos transeúntes el periódicu Islam que desplica les regles de la oración.

Interésenme especialmente los mozos cultos, intelixentes y alegres que, de pronto, caen nes redes de la propaganda de la guerrilla y dempués acaben asesinaos nel cursu d’una “operación especial” [de diferentes fuerces de seguridá o l’exércitu]. De continuo entérome de dalgún familiar que enantes llevaba una vida mui pacífica y dempués, al atopase ente dos fuegos: el chantaxe criminal de la guerrilla y los maltratos policiales, de pronto desapaez pa la so familia pa siempre. La llínia ente amigos y enemigos en Daguestán ye mui fina, y nun hai xustos nin pecadores.

¿Qué impactu tién l’auxe del Islam salafí y la guerrilla yihadista ente la mocedá?

L’Islam tá de moda, pero l’Islam presenta munches variantes. Col florecimientu de la tariqa naqshbandiyya (una de les 4 principales cofradíes sufís) en Daguestán, creóse un espaciu afayaízu pal desarrollu de les sos propies instituciones d’educación superior, de círculos filosóficos, de poesía, etc. Nos más de 75 años d’ateísmu d’Estáu perdiéronse munchos conocimientos y la islamización entamó dende cero, anque de la manera más primitiva e intrusiva. Recuerdo que una vegada, na escuela, envede danos la llección de bioloxía, permitióse que entraren unos propagandistas islámicos que nos demostraron que l’home taba fechu d’arcilla y repartieron folletos. Munchos de los mis compañeros apresuráronse a lleer el folletu col mesmu ansia que la compilación de pegatines de Pokemon.

Pa munchos, l’Islam ye, en realidá, una moda y una manera p’algamar un determináu estatus. Una neña que decide poner el velu gana puntos na clasificación de posibles novies y davzu entama a comportase de manera arrogante despreciando a les sos amigues que quedaron na “impureza” llaica. Hai munches moces que cubren la so tiesta con un pañuelu y tiñen el pelu (sentí falar incluso de prostitutes “que se oculten” mientres el día y quiten tolo que pueden de nueche), y tamién munchos chavales que se dexen ver na mezquita pero, peles tardes, seducen a les moces y les chantaxeen cruelmente, asina como munchos funcionarios que faen la peregrinación casi tolos años ensin dexar por ello de robar tolo que pueden. Too esto lleva a los mozos al salafismu y a defender l’estrictu cumplimientu de toles normes relixoses. Y la inxusticia, la desigual distribución de los recursos presupuestarios, l’arbitrariedá burocrática y demás fechos asemeyaos namás contribuyen a facer atractivu un modelu simple del Islam.

Vamos acabar la entrevista con un pequeñu xuegu lliterariu… Dinos tres pallabres que definan lo meyor de Daguestán:

TALENTU PA L’ARTESANÍA
HOSPITALIDÁ
CÓDIGU D’HONOR

Y tres pallabres que definan lo peor de Daguestán…

HIPOCRESÍA
AFÁN D’APARENTAR
NEPOTISMU

Y tres idees que pudieren ayudar a meyorar la situación en Daguestán:

EDUCACIÓN
ACABAR COLOS ENCHUFES ENTE CLANES P’ACCEDER A UN TRABAYU
DEMOCRACIA

Marta Ter
Esta entrevista tuvo llugar a últimos d’agostu en Moscú

Advertisements

Actions

Information

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s




%d bloggers like this: